Últimas entradas

24 agosto 2015

Gatitos lactantes: cómo identificar problemas o enfermedades


Los gatos lactantes tienen entre 0 y 3-4 semanas de vida, se encuentran en pleno desarrollo y son altamente vulnerables, por lo que hay que tener especial cuidado con ellos. Es muy normal que los pequeños puedan sufrir alguna enfermedad o que presenten problemas de varios tipos. Si quieres que sobrevivan a esas primeras semanas, deberás prestar atención a su evolución día a día para poder identificar a tiempo cualquier riesgo que comprometa su salud.

Antes de nada, hay que tener muy presente los tres pilares que sostienen el bienestar del gato: alimentación, calor y excreción. Si estos tres aspectos se tratan de forma adecuada, la probabilidad de supervivencia del gatito es muy alta.

De todas formas, para facilitarte la tarea, a continuación enumeraré una serie de casos habituales que sufren algunos gatitos y ante los que hay que actuar. Si quieres informarte más sobre los cuidados que hay que ofrecerles a los gatitos lactantes, no dudes en leer: Cómo cuidar a un gatito lactante huérfano.


No quiere comer
Es muy importante que el gatito se alimente correctamente ya que, de no ser así, podría enfriarse y éste es uno de los grandes peligros para los lactantes.
Que ingiera poca cantidad o que no lo haga puede deberse a varias causas, por lo que hay que tener en cuenta si ese día el gatito ha comido mucho en una toma anterior, si ha defecado o no y si su temperatura corporal es correcta (recordad que los gatitos deben estar calentitos). Si el gatito no se decide a comer en varias tomas, hay que acudir inmediatamente al veterinario.

Recuerda las tomas diaras que debe tener un gatito lactante en  

Problemas en los ojos
Uno de los males más comunes es la infección en los ojos de los gatitos. A pesar de lo que pueda parecer, no es algo grave, pero sí es necesario actuar cuanto antes, ya que si se deja puede llegar a cegar al animal. El síntoma principal es la aparición de las lagañas. Cuando la infención no se encuentra en estado muy avanzando, la solución es muy sencilla. Basta con limpiar con cuidado los ojitos con unas gasas mojadas con té de manzanilla. Siguiendo este tratamiento, la infección desaparecerá. Si esto no sucede o el caso es más grave, deberás visitar al veterinario.

Diarrea / Estreñimiento / Vómitos
Las alteraciones gastrointestinales también son problemas frecuentes, aunque si la alimentación no sufre cambios bruscos no tienen por qué presentarse, suelen deberse por la aparición de un virus. Si tu gatito tiene vómitos o diarrea, acude rápidamente a la clínica veterinaria para que se le administre un tratamiento. La diarrea puede deshidratar rápidamente al pequeño.
Por otro lado, el estreñimiento puede tener solución mediante la realización de un suave masaje con una gasa húmeda en la zona anal del animal, así es como la gata estimula a sus cachorros para que defequen. Si pasan 24/48 horas sin que esto suceda, hay que visitar al veterinario.

Dificultades respiratorias
Si la respiración del gatito es dificultosa o agitada habrá que prestar atención a su temperatura, es posible que se le haya sumistrado más de la debida. En este caso, hay que usar un termómetro y si los resultados son adecuados (38-39ºC) hay que observar si el cachorro tiene mocos u ojos llorosos o inflamados. De ser así puede tratarse de una rinotraqueitis, un virus común entre gatos pero no es contagioso para personas o perros.

Tomar la temperatura a tu gato
  1. Lubrica el termómetro.
  2. Coloca al gato de manera que su trasero quede expuesto. Si es muy nervioso, envuélvelo con una toalla.
  3. Sube la cola e introduce el termómetro lentamente en el recto. No más de 1/2 pulgadas.
  4. Relájalo con caricias mientras el termómetro actúa durante unos dos minutos.
  5. Retira el termómetro.

Lo normal es que la temperatura corporal del gato esté entre los 38 y los 39ºC, pero si el resultado es mayor o encuentras partículas mucosas, sangre o diarrea en el aparato deberás acudir al veterinario.
Si al respirar hace ruiditos puede ser una neumonía o un encharcamiento de pulmón, en cualquier caso es necesario acudir de inmediato al veterinario, ya que puede ocasionar la muerte del cachorro.

Se aparta de sus hermanos
Los gatitos lactantes tienden a apiñarse unos sobre otros y a mantenerse siempre juntos para calentarse entre ellos. Cuando se da el caso de un cachorro que se queda en un rincón o se aparta, lo más probable es que esté débil o enfermo. Si esta situación es excepcional, no hay que darle importancia, ya que puede que sólo tenga algo de calor. Pero si es algo común habría que prestarle especial atención y controlar los tres pilares del pequeño: alimentación, calor y excreción.

Limpiar al gatito
Si se ha hecho sus necesidades encima habrá permanecido húmedo, por lo que hay que limpiarlo bien y con cuidado con un pañito o una gasa que sea suave y que esté algo mojada, para luego secarlo a conciencia. Después hay que asegurarse de que esté cerca de una fuente de calor para que recupere su temperatura ideal.



Espero que tengáis en cuenta todos estos consejos y que os sirvan de ayuda. Esta entrada fue creada a raíz de la petición de un lector del blog, por lo que si queréis información o consejos sobre algún tema en concreto, no dudéis en poneros en contacto conmigo mediante mi corre electrónico (lagatasabionda@gmail.com) o dejando un comentario.


03 agosto 2015

El lince ibérico pasa de estar 'en peligro crítico' a solo 'en peligro'



El Plan de Recuperación del Lince Ibérico ha surtido efecto. La Junta de Andalucía liberará en agosto a dos ejemplares, uno en Jaén y otro en Córdoba. La especie ha superado la catalogación de "en peligro crítico" de extinción y pasa a ser considerado "en peligro", ya que el censo de 2002 de 94 linces en la Península ascendió a 327 en 2014 .
La Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) estableció en 2002 el riesgo de este animal al existir sólo dos poblaciones linceras, ambas en Andalucía, una en Andújar-Cardeña y otra en Doñana-Aljarafe. Sin embargo, esta mejora cuantitativa y cualitativa debe enfrentarse aún a diversos retos y desafíos para conseguir que esta especie quede consolidada. Uno de los principales problemas es la escasez de conejo silvestre, principal presa de estos animales, que obliga al felino a ampliar la superficie de campeo y, consecuentemente, aumenta el riesgo de muerte por atropello. Para contrarrestar esto se ha realizado un plan de repoblaciones de conejos silvestres. Otro factor importante es la necesidad de concienciación social para erradicar la actividad furtiva.


Desde que comenzaron los proyectos de conservación del lince ibérico se han invertido más de 72 millones de euros. Inicialmente con financiación de la Junta de Andalucía y más tarde con fondos europeos incluidos en tres proyecto del programa Life Naturaleza.

Actualmente se están estableciendo nuevas zonas de reintroducción del lince a lo largo de toda la Península Ibérica, algunas como Portugal, Extremadura y Castilla la Mancha; todo ello a través del programa Life Iberlince, con vigencia hasta finales de 2017. 

El recuento total del pasado año de estos felinos asciende a 327 ejemplares, de entre ellos 97 hembras y 71 cachorros. Esta población podría haber sido mayor de no haberse producido las 33 muertes sucedidas en la zona de Sierra Morena y en Doñana, debidas a atropellos, furtivismo y otras causas no especificadas.




FUENTES


24 julio 2015

Torsión gástrica en perros: un riesgo mortal para el que no existen vacunas




La dilatación y posterior torsión gástrica es una condición que puede producirse en animales domésticos, principalmente en perros y ganado, aunque no en gatos. Su pronóstico es muy grave y debe tratarse con la máxima urgencia, ya que puede acabar con la vida del animal en apenas unas horas. La tasa de mortalidad es muy elevada: en mascotas que han sido tratadas a tiempo es del 30%; en las no tratadas es del 100%.

¿Cómo se produce?
El estómago se dilata, debido a la acumulación de gases, hasta que los ligamentos que lo fijan no lo sujetan y el peso que ejerce el bazo, pegado al estómago, produce el giro del intestino. Así se produce un colapso en el riego sanguíneo. Esto se debe a que las arterias y las venas que discurren por el estómago se estrangulan y, por tanto, impiden que la sangre llegue a otros órganos vitales y desemboca en arritmias cardiacas. Finalmente se produce un shock fatal.

¿Cuáles son los síntomas?
A la menor duda ante la aparición de cualquiera de estos síntomas es necesario acudir urgentemente al veterinario. Reconocer a tiempo los síntomas puede salvar la vida del animal.
Los síntomas que suelen mostrar son:
  • Inquietud y ansiedad.
  • El animal se mira constantemente el estómago o hacia el suelo.
  • Dolor e inflamación en la zona abdominal.
  • Intenta vomitar y no puede, o solo expulsa saliva espumosa.
  • Al dar una palmada con cuidado en el abdomen suena como una pelota de baloncesto, debido a que está lleno de aire.
  • Respiración rápida y dificultosa.


Tratamiento
Ante la menor sospecha de que pueda ser una torsión gástrica es de vital importancia acudir de inmediato a una clínica veterinaria. En cuanto el perro llegue y sea diagnosticado, se le administrará un tratamiento de fluidos y antibióticos por vía intravenosa.
A continuación, se procede a sedar al animal y se le introduce una sonda por la boca hasta el estómago (intubación orogástrica) para liberar gases y descomprimir el estómago. Si esto no es posible se perfora la pared abdominal con una aguja, este proceso recibe el nombre de trocarización de urgencia.
Una vez descomprimido el estómago se hace un lavado gástrico. A continuación, se efectúa una cirugía para colocar el estómago en caso de que se haya producido la torsión, también para solucionar otros problemas provocados por la dilatación o el giro estomacal. Mediante la cirugía se fija el estómago a la pared costal con un método denominado gastropexia, de esta forma se reduce el riesgo de que vuelva a suceder.
En algunos casos en los que la torsión resultó grave, la tasa de mortalidad sigue siendo elevada incluso después de la cirugía, aunque los perros que superan las 48 horas posteriores suelen tener muchas probabilidades de sobrevivir.

¿Por qué se produce? Causas y riesgos
No se conocen las causas exactas pero sí algunos factores que influyen en su aparición. Entre ellos las comidas copiosas y de una sola vez, comer muy deprisa, beber demasiada agua y, sobretodo, comer antes o después de realizar ejercicio y por estar expuesto a situaciones de estrés durante la alimentación. La genética también puede influir, así como el que ya se haya sufrido una torsión gástrica previamente.
Además, aunque cualquier perro pueda sufrirlo, hay determinadas razas que son más propensas a sufrirlo.

Razas de perros propensas a sufrirlo
La torsión gástrica puede afectar a cualquier perro, pero hay algunos que presentan mayor riesgo. La estructura del cuerpo del perro influye en su aparición, así como su tamaño.
  • Perros de pecho profundo, como el Bóxer o el Doberman.
  • Razas grandes y gigantes, como el Gran Danés, el Rottweiler o el Pastor Alemán.
El Setter Irlandés, Dogo Alemán, Borzoi y el San Bernardo también son muy propensos a sufrirlo.
Aunque también se ha observado de perros más pequeños en los que también aparece, entre ellos: Basset Hound, Teckel y Pequinés.



¿Qué se puede hacer para prevenirlo? RECOMENDACIONES
Es conveniente que, en razas grandes, las raciones de comida se dividan en dos para reducir el volumen de comida que se ingiere en cada ocasión. El agua es fundamental, por lo que debe estar siempre a disposición del perro y hay que cambiarla con regularidad. Aunque si se percibe que el animal toma agua de forma excesiva, hay que medir su cantidad.
Es importante evitar el ejercicio antes o después de la comida, con un margen de una o dos horas.
Estas pueden ser algunas medidas para evitar la torsión gástrica, pero lo más importante es que el dueño permanezca alerta ante cualquier sospecha de que se trate de este estado. Ante la menor duda hay que acudir de inmediato al veterinario.



  

FUENTES:


10 julio 2015

¿Es bueno para mi pájaro el hueso de sepia?



Dentro de la dieta de las aves, la ingesta de minerales tiene un papel clave para que puedan disfrutar de una buena salud. En este aspecto, el hueso de sepia o jibia resulta muy beneficioso porque es una fuente natural de calcio que, además, ayuda al pájaro a mantener su pico afilado y pulido. 

Por otro lado, el calcio del que está compuesto el hueso proporcionará a los pájaros unos huevos con una cáscara más resistente y protectora que, a su vez, dará lugar a polluelos sanos y fuertes.



¿Dónde encontrarlo?
En cualquier tienda de mascotas se pueden comprar piedras de calcio y otro tipo de fuentes repletas de minerales para los pájaros. El hueso de sepia, sin embargo, también es posible de encontrar en la orilla de muchas playas, ya que llegan debido a las mareas.


¿Cómo se lo doy a mi pájaro?
Bastará con colocarlo entre las rejas de la jaula o colgarlo. Lo importante es que se quede fijo y no se mueva y que esté a una altura apropiada para que el pájaro pueda llegar tanto a la parte de arriba como a la de abajo. Cuando haya consumido un lado se le dará la vuelta para que lo termine. Si el hueso es muy grande se puede partir por la mitad.


¡Puedes encontrar los huesos de sepia en la orilla de la playa de tu ciudad o pueblo!


02 julio 2015

Adiestrar a un perro con clicker



El adiestramiento con clicker es uno de los métodos más modernos y efectivos, además de procurarte diversión junto a tu mascota. Uno de los beneficios del clicker es que significa no tener que empujar a tu perro para que haga algo, ni tirar de él, ni obligarlo por la fuerza a realizar acciones.

¿Qué es un clicker?
El clicker es una pequeña caja de plástico con una lámina de metal en su interior que produce un sonido instantáneo cuando se aprieta el botón "clicker". Es un chasquido en dos tonos, al apretar y al soltarlo, que resulta muy característico. Los perros lo asocian rápidamente a golosinas, juguetes y elogios que reciben como premio cuando obedecen una orden durante el entrenamiento.

Si no tienes un clicker, ¡no te preocupes! Esta técnica también funciona con silbatos, una palabra corta (siempre la misma) o un chasquido con los dedos. La función del clicker es marcar el instante en el que se quiere que el perro realice una acción y éste debe ser recompensado justo en el momento en el que cumpla con el comportamiento que se desea, ni antes ni después.

¿Cómo usar el clicker?
Como hemos dicho, en cuanto tu mascota realiza el movimiento que se quiere se acciona el clicker y se le recompensa con un premio. Será el propio perro el que deduzca qué acciones tienen golosina y cuáles no.

Los perros adiestrados con este método logran cosas increíbles. Esta forma de adiestramiento es muy utilizada con perros destinados a ayudar a personas discapacitadas. Pero siempre recuerda que todos los comienzos son difíciles, ten paciencia y practica a menudo con tu mascota. No olvides que siempre debe ser divertido para ambos, aunque debes mostrarte firme con las órdenes. 

Si tu perro comete un error no debes hacer nada, ni accionar el clicker, ni darle un premio pero mucho menos gritarle o cartigarlo, eso jamás. Él averiguará que sólo las acciones correctas tienen premio.


¿Cuál es la ventaja del clicker con respecto a otros métodos?
Su sonido, porque es único y resultará muy novedoso para tu perro, ya que es extraño. Además, tu mascota no dispondrá de asociaciones previas (ni negativas ni positivas), que sí puede tener con otros sonidos que ya conoce y que pueden obstaculizar su aprendizaje. Lo más importante es no crear confusión en la mente de tu perro.



No importa si tu mascota es adulta o un cachorro, 
¡puedes empezar a enseñarle acciones cuando quieras!





21 junio 2015

¡Vuelve La Gata Sabionda!


¡Hola a todos, mis queridísimos lectores, seguidores y visitantes!
La Gata Sabionda al fin está de vuelta y trae fuerzas renovadas y muchas novedades. La primera de ellas es, obviamente, el nuevo diseño del blog: más claro, mejor estructurado y más moderno, ¡ahora está adaptado para tablets y móviles!

Por otro lado, Mika vuelve con una importante labor entre manos, que consiste en recopilar en un mismo sitio la mayor cantidad de asociaciones y protectoras de España dedicadas a la tarea de rescatar mascotas abandonados y buscarles un buen hogar. ¡Hay que fomentar la adopción de animales!

He puesto a punto mis redes sociales y el blog y pronto volveré a compartir con vosotros montones de guías, consejos, información y demás sobre las mascotas. Recordad que si queréis que dedique una entrada a un tema en particular que os atraiga podéis decírmelo escribiéndome a mi e-mail: lagatasabionda@gmail.com

No olvides revisar los nuevos contenidos de la barra superior y seguirme en mis redes sociales, ¡tengo una nueva y flamante página de facebook!


                                           

 

25 agosto 2014

Cómo cuidar a un gatito lactante huérfano


Por suerte, se dan muchos casos de personas que encuentran gatitos abandonados y deciden acogerlos en su casa y cuidarlos.
El problema es que a menudo no se tienen conocimientos sobre el cuidado que estos pequeños necesitan. Hay que tener en cuenta que durante las primeras cuatro semanas los gatitos necesitan mucha atención, tanto de día como de noche; a partir de ahí los cuidados necesarios disminuirán considerablemente.

Si te has encontrado un gatito abandonado y quieres saber qué edad tiene, aquí podrás hacerte una idea: Las Etapas de Crecimiento de los Gatos

RECUERDA: si eres una persona que está cuidando gatitos huérfanos siéntete afortunado si puedes salvar algunos de ellos, si pierdes alguno no te eches la culpa. A pesar de tener los mejores cuidados hay veces que algunos gatitos no sobreviven sin su madre, no te olvides de que esto no es nada fácil.



Cuidados necesarios

El lugar
Debe estar en un sitio tranquilo de la casa, lo más aislado posible y alejado de corrientes de aire, en el que se sienta seguro.
Usa un transportín o una cestita, debe estar cómodo, muy limpio y en un sitio seco; cúbrelo con una sábana y que el gatito esté sobre algo mullido y caliente.


Cuidados
Es muy importante que permanezca calentito, porque no puede regular su temperatura corporal por sí mismo. Puedes usar una lámpara de calor, pero que esté un poco alejada y que permita la existencia de una zona más fresquita por si la temperatura aumenta mucho, esto último es importante. A veces, cuando un gatito llora es porque tiene frío, comprueba siempre que esté calentito y cómodo. En otras ocasiones llora porque tiene hambre, hay que ceñirse al horario de tomas diarias.


Alimentación
Sólo puede tomar leche materna o, en su defecto (que es nuestro caso), fórmulas para gatitos lactantes que venden en las tiendas de animales o en clínicas veterinarias.
Para preparar la fórmula sólo tienes que seguir las instrucciones y tener en cuenta que esté a temperatura ambiente, no debe estar fría pero tampoco templada, algo intermedio.

IMPORTANTE: El gatito debe estar siempre sobre su tripa, en la forma natural en que tomaría la leche de su madre. Hay que darle la fórmula con un pequeño biberón y éste siempre debe estar inclinado unos 45º, hay que fijarse en que la leche cubra la boquilla del biberón para que no tome aire, esto es muy importante. El gatito encontrará la boquilla por instinto y cuando esté lleno la rechazará, y ahí se le deja de dar.
Si no succiona, frota su frente y acaria su espalda como haría su madre para estimularlo.

Tras cada comida, pon al gatito apoyado en tu hombro y dale pequeños y suaves golpecitos con dos dedos en la espalda hasta que eructe, como harías con un bebé humano.

Para saber cada cuanto hay que alimentarlo, consulta la siguiente tabla:


A partir de las cuatro semanas ya pueden tomar pienso para gatitos.


NOTA: Cuando el gatito es muy pequeño y no responde al biberón, se le alimenta con una jeringa y en este caso hay que tener control sobre la leche que se le suministra, debe ser poco a poco y con pequeñas pausas.


Estimulaciones
Hay que darle varias veces al día un suave masaje en su tripita para estimularle y que pueda defecar y orinar, ya que lo gatitos recién nacidos no pueden hacerlo por sí mismos. Limpia sus genitales con un algodón. Recuerda mantenerlo siempre seco, calentito y limpio.
Pueden usar la caja de arena a partir de las tres semanas de vida.


Otras consideraciones
1. Si se trata de una camada es importante que permanezcan siempre juntos.
2. Es muy importante la higiene, debes lavarte las manos para manipularlo y mantener su camita limpia.
3. Acude a las asociaciones y refugios de animales, suelen ser buenos lugares para pedir consejo y cuidados veterinarios accesibles, y pueden ayudarte a encontrarles hogar a los gatitos cuando crezcan.






¡Visítalo! » Blog Literario

¡Recomiéndame!
Si quieres recibir todas las novedades directamente en tu e-mail, subscríbete:

RECOMIENDO ♥

¡ADOPTA!

¡ADOPTA!

¡Síguenos en Google+!

¡Colabora con Mika!

Enlaza mi blog

Para enlazarme solamente tendrás que copiar el texto y agregarlo en tu blog como un nuevo gadget HTML/Javascript. Gracias :)

La Gata Sabionda

Cartelitos